jueves, 2 de junio de 2011

Grandes Antropologos - Margaret Mead

Margaret Mead (1901 - 1978) fue una antropóloga cultural estadounidense. Se dio a conocer en 1925 por su trabajo de campo en Polinesia. Concentró sus estudios en problemas de crianza infantil, personalidad y cultura.
En Adolescencia, Sexo y Cultura en Samoa concluyo que el paso de la infancia a la adolescencia en Samoa era una transición suave y no estaba marcada por las angustias emocionales o psicológicas, y la ansiedad y confusión observadas en los Estados Unidos. También observo que las jóvenes mujeres samoanas postergaban el matrimonio por muchos años mientras disfrutaban del sexo casual, pero que, una vez casadas, sentaban cabeza y criaban exitosamente a sus propios hijos.
Otro de sus libros emblemáticos fue Sexo y Temperamento en Tres Sociedades Primitivas. Éste libro se convirtió en la principal piedra angular del movimiento de liberación femenina, donde aseguró que las mujeres eran las que dominaban en la tribu Tchambuli (ahora Chambri) de Papúa sin causar ningún problema en especial. La carencia de dominación masculina pudo haber sido el resultado de la prohibición de la guerra por parte de la administración australiana. Aunque de acuerdo con investigaciones contemporáneas, los hombres dominan en toda Melanesia (aunque algunos creen que las brujas tienen poderes especiales). Por otra parte, muchos antropólogos frecuentemente no entienden la importancia de las redes de influencia política entre las mujeres.
Mead indicó que la gente de Arapesh era pacifista, aunque anotó que, eventualmente, guerreaban. Por otra parte, sus observaciones acerca de la forma de compartir las parcelas entre los Arapesh, el énfasis igualitario en la crianza infantil y las relaciones predominantemente pacíficas mantenidas entre parientes, eran muy diferentes a las exhibiciones de dominación de "gran hombre" que estaban documentadas en culturas más estratificadas de Nueva Guinea.
En relación a sus interrogantes relacionadas a si el temperamento está biológicamente determinado por el sexo, o si había factores culturales o sociales que afectaran el temperamento. Comunico que entre los Arapesh, tanto hombres como mujeres eran de temperamento pacífico y ni los hombres ni las mujeres hacían la guerra. Entre los Mundugumor, la realidad era justo lo contrario: tanto hombres como mujeres eran de temperamento bélico. Y los Tchambuli eran diferentes de los dos anteriores. Los hombres se acicalaban y gastaban su tiempo en arreglarse mientras las mujeres trabajaban y eran prácticas —lo opuesto a lo que parecía ser América en el temprano siglo XX."
En su investigación en la Isla de Manus de Nueva Guinea, ella descubrió que los niños primitivos piensan de un forma muy práctica y empiezan a pensar en términos de espíritus a medida que se van haciendo mayores.


MARGARET MEAD
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia Arguinzones

No hay comentarios:

Publicar un comentario