lunes, 30 de mayo de 2011

Arqueología de Venezuela - Neo-Índio Venezolano

En el período Neo - Índio (1000 AC/1500 DC) se produce un desarrollo de los asentamientos gracias al desarrollo de la agricultura que tuvo su máximo exponente en Venezuela con el desarrollo cultural de la tribu Timoto-Cuica en la región de Los Andes, donde establecieron un intercambio cultural con el altiplano colombiano y los Andes centrales que les permitió desarrollar una cerámica simple, una arquitectura incipiente con la construcción de terraplenes para nivelar los terrenos para la agricultura y la creación de bóvedas alineadas por piedras (mintoyes) utilizadas como tumbas y silos para el almacenamiento de productos agrícolas como los tubérculos y el maíz. Se cree que para esta época se comenzó a desarrollar el sistema de compra y venta de alimentos, a través del trueque o del pago con las primeras unidades monetarias.
Sin embargo estos no fueron los únicos en dejar evidencia de construcciones artificiales ya que también en zonas de Venezuela como los Llanos occidentales y en riberas de diversos ríos a lo largo del país se ha encontrado evidencias de terraplenes, campos elevados, calzadas de contención de aguas para canalizar ríos, canales de riego y represas rudimentarias para almacenar agua.
Como se menciono anteriormente, el sistema comercial existente fue el trueque generalizado a todo tipo de productos tanto primarios como elaborados y se ha podido establecer que incluso existió una especie de red comercial en la que la zona de los Llanos jugó un papel destacado como eje de conexión comercial entre la zona de Los Andes con la costa Caribe y la cuenca del río Orinoco.
También se tiene evidencia de que se usaron caracoles de agua dulce como moneda y de la existencia de algunos puntos de importante intercambio comercial como el Mercado de pescado del Orinoco medio, el del curare del Alto Orinoco o las playas de tortugas del río Guaviare.
Durante este período la mayoría de los pueblos indígenas de Venezuela desarrollaron la alfarería como su principal manifestación cultural que se cree se inició durante el 900 AC en la desembocadura del río Orinoco aunque cada pueblo con el tiempo desarrolló técnicas de alfarería propias. De manera tal que los primeros habitantes del Bajo Orinoco, desarrollaron una técnica conocida como la tradición Barrancas, caracterizada por el relieve o talla de imágenes y el uso de motivos con figuras de animales y bandas decorativas con incisiones geométricas repetidas.
Mientras que los lugareños de la costa central de Venezuela y la cuenca del Lago de Valencia entre los años 600 y 800 DC produjeron también una alfarería de gran calidad estética en la que predominaron figuras de animales como monos o ranas y las famosas Venus de Tacarigua, figuras que presentan una hipertrofia de la cabeza, el abultamiento de la región abdominal y los glúteos, y un atrofiamiento de los pies.
Otros grandes centros creadores de alfarería fueron:
La región de Quibor esto Lara, donde predominó la producción de boles e inciensarios de carácter ceremonial y un particular diseño geométrico.
Los Andes venezolanos, donde destacó la elaboración de figuras femeninas con rostros poco expresivos.
La cuenca del Lago de Maracaibo con una alfarería de gran riqueza formal y decorativa.
Los Llanos occidentales con una producción de vasijas de cuerpos biconvexos y de platos con base de pedestal.
En este período las formas de organización del trabajo se desarrollaron en el área del Orinoco, los Llanos, la costa centro occidental de Venezuela y parte de la cuenca del Lago de Maracaibo con la producción de alimentos basada en un sistema agrícola desarrollado en torno a la yuca que dependía del cultivo de tala y quema de terrenos, la caza, la pesca y la recolección de frutos.
En el caso de los Andes venezolanos, la organización social llegó a ser más compleja y el manejo de técnicas y recursos hidráulicos permitió un uso más eficiente de la tierra y un control político efectivo sobre la población gracias a una compleja vida ceremonial y una estratificación social con una estructura de poder centralizado.
Al Neo-Indio pertenecieron importantes dirigentes indígenas llamados jefes, diaos, guerreros o caciques, quienes defendieron sus tierras y sus
La institución indígena de los caciques sobrevivió durante varios años del período Indio-Hispano.


Referencia
Piñerúa, F. (2008). Venezuela Desde sus Orígenes. Caracas: La Casa Tomada.

Félix Piñerúa Monasterio

2 comentarios:

  1. creo que deberías detallar más esta etapa del período, pues estaba buscando religión, politica, alimentación, sociedad, etc. son de las cosas que más exigen en los primeros años de bachillerato. gracias por tu trabajo

    ResponderEliminar
  2. Tomare en cuenta tu sugerencia para un próximo articulo, así como acompañarlo de un registro fotográfico. Gracias por el comentario, estos me ayudan a mejorar el blog . Saludos

    ResponderEliminar