viernes, 24 de noviembre de 2017

Pueblos de España - Alcalá de Henares

Su nombre proviene del árabe Al-Qalat-Nahar, que significa castillo sobre el río Henares, y pertenece a la Comunidad de Madrid, España.

En sus alrededores existen algunos yacimientos arqueológicos del periodo prehistórico calcolítico, como son Alvega y Esgaravita.
De la I Edad de Hierro es el castro celtibérico de Zulema donde se encontraron unas monedas donde se puede leer en una de ellas el nombre íbero de Alcalá: Ikesancom Kombouto. Tal vez de este nombre puede derivarse el romano Complutum, aunque también puede relacionar con el latino compluvium (lugar donde converge el agua) que describe el terreno en el que confluyen los ríos Henares, Camarmilla y Torote.

Los romanos habitaron la margen izquierda del río donde se encontraba el asentamiento celtibérico. En el siglo I la población se trasladó al otro lado del río, en su margen derecha. Allí se fue formando la ciudad romana de Complutum.

Cuando la zona fue invadida por los árabes, los obispos de Alcalá emigraron a Guadalajara, pero se permitió a la población civil seguir habitando el barrio de Santiuste. Los árabes no se interesaron por este lugar sino por el primitivo emplazamiento de la margen izquierda del río, que encontraron propicio para la defensa y donde edificaron un castillo que daría el topónimo que se empleó después: al-Qalát abd al-Salam.
El 3 de mayo de 1118, el arzobispo Bernardo de Sedirac conquistó la plaza de Alcalá la Vieja para Castilla; este reino cedió Alcalá al Arzobispado de Toledo.
La judería y la morería alcalaína fueron de las más notables de Castilla. Durante la Edad Media, en Alcalá convivieron pacíficamente judíos, cristianos y musulmanes.
El cardenal Cisneros en 1499 creo la Universidad de Alcalá sobre lo que fueron los Estudios Generales del siglo XIII que compartió con la Universidad de Salamanca.
En la Casa Consistorial de Alcalá reposa la partida de bautismo de Miguel de Cervantes, fechada el 9 de octubre de 1547.
El 19 de mayo de 1687 Carlos II concedió a la población el título de ciudad.
En 1785, María Isidra de Guzmán y de la Cerda, la primera mujer en la historia de España entró en la Universidad de Alcalá y alcanzó el grado de doctor en Artes y Letras. A comienzos del siglo XVIII, Alcalá fue ocupada por los portugueses durante la Guerra de Sucesión.
La Universidad que había permanecido en la ciudad de Alcalá por más de cuatro siglos, en 1836 fue trasladada a Madrid y rebautizada como Universidad de Madrid, luego como la Universidad Literaria de Madrid, en 1851 como Universidad Central de Madrid y en 1970 Universidad Complutense de Madrid. La ciudad se hundió en una depresión de la que no conseguiría salir hasta bien entrado el siglo XX.
La recuperación del prestigio de la ciudad fue gracias a la «Sociedad de Condueños de los Edificios que fueron Universidad», una sociedad privada que se creó para salvar y conservar filantrópicamente un Patrimonio artístico cuya única finalidad era comprar los edificios emblemáticos de la Universidad y conseguir la vuelta de la Universidad a la ciudad complutense. En la actualidad, los edificios de la Sociedad acogen el rectorado y varias facultades.
Tras la muerte de Franco, en 1977 se fundó una nueva Universidad con el nombre de Universidad de Alcalá, lo que ha supuesto un renacimiento cultural en la ciudad y una recuperación del patrimonio artístico. El casco histórico de Alcalá de Henares y su Universidad fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998.


ALCALÁ DE HENARES
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia Arguinzones
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

domingo, 8 de octubre de 2017

Dioses Griegos - Príapo

Príapo, el dios Falo, en la mitología griega es considerado hijo de Dionisos y Afrodita. Se dice que ésta había cedido a los abrazos de Dionisos, pero durante la expedición de éste a la India le fue infiel y vivió con Adonis. A la vuelta de Dionisos, Afrodita volvió a su lado, pero pronto le abandonó de nuevo y marchó a Lámpsaco para dar a luz al hijo del dios. Hera, decepcionada por la conducta de Afrodita, la tocó y su poder mágico hizo que alumbrase un hijo extremadamente feo y con unos genitales inusualmente grandes. Fue abandonado por Afrodita y recogido por unos pastores, que le criaron. Era adorado en Lampsaco, en fiestas que tenían el carácter de orgías. Es también el dios de la fertilidad de los campos, del cultivo de las viñas, de la fertilidad de los ganados, del trabajo de de las abejas, etc.
Arquetipalmente el espíritu fálico, como el pene, funciona de manera autónoma, independiente del control de la mente racional. Aunque aparentemente el pene puede ser manipulado para que actúe, sin duda tiene una voluntad propia capaz de resistir todas las argucias de la mente racional (el ego). Sin embargo, la actitud y la relación del ego respecto al pene puede causar cambios profundos en las relaciones de este órgano primario de la sexualidad masculina.
Si aceptamos la idea de que el pene es un órgano que se halla especialmente bajo la influencia del espíritu fálico, podemos deducir algo acerca de la naturaleza de este dios, Falo. Reconoceremos, sobre todo, su cualidad esencialmente impredecible. En la experiencia, parece manifestarse como una afluencia o empuje repentino y poderoso que viene del interior, fluyendo rápidamente con el deseo para contactar con otro objeto, ya sea una idea, una imagen, otra persona o un objeto inanimado. Mientras que el deseo del espíritu femenino Útero es ser penetrado, recibir y abrazar, el deseo de Falo es siempre ir hacia la penetración de un ámbito desconocido. Todo aquel que teme salir de estructuras viejas y estables hacia áreas que son nuevas, desconocidas y aún sin formar, temerá el influjo repentino e irracional de Falo. Por tanto, la relación adecuada con este espíritu es esencial para el cambio y el desarrollo psicológico. A la vez, es un espíritu que siempre se mueve: curioso, impulsivo, explosivo, atrevido pero incapaz de compromiso; rebosante de la alegría de su propio poder y listo para usarlo contra todo lo que se ponga en su camino, despreocupado de cuidar y nutrir las relaciones humanas a menos que el Eros lo atempere y lo contenga.
El Eros y el Falo a menudo son difíciles de distinguir porque ambos son fuerzas vitales fundamentalmente activas e iniciadoras. Ambos viven como una fuerza que nos lleva de donde estemos hacia otro objeto o persona. Sin duda, hay una estrecha relación entre Falo y Eros. Tal vez Falo es la fuente primaria de la energía que hay en cada emoción que motiva al hombre a moverse, actuar, iniciar. Quizá la principal diferencia es que Eros siempre es un deseo de fundirse, unir, mientras que Falo es primariamente un deseo de penetral y explorar. Además, Eros siempre despierta un gran interés por conservar la belleza e integridad del otro, mientras que Falo carece de tal interés; en su forma pura tiende a violar y en última instancia a destruir el objeto de su fascinación.

Referencias
Fontán, R. (1981). Diccionario de la Mitología Mundial. Madrid: Edaf.
Stein, R. (2007). El Falo y la Psicología Masculina en Espejos del Yo. Barcelona: Kairós.
Foto: Museo Arqueológico Nacional Madrid

PRÍAPO
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONATAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

jueves, 21 de septiembre de 2017

Pueblos de Portugal - Convento de Cristo de Tomar

Se trata de una construcción periurbana, implantada en lo alto de una elevación que domina la planicie donde se extiende la ciudad. Está circundado por las murallas del castillo de Tomar. Levantado sobre simientes de las épocas romana, visigoda y musulmana. Se inicio su construcción en 1160 por orden del Gran Maestre del Temple Gualdim Pais, tras una donación del rey Don Afonso Henriques a los templarios de la villa de Tomar. Buscando proteger el acceso desde el sur a Coímbra, la capital del recién creado Reino de Portugal.


Habiendo sido abolida la Orden del Temple por el Papa Clemente V en 1312, esta sobrevive en Portugal gracias a su labor esencial en la consolidación del reino y su ubicación en la Península Ibérica en relación con Al-Ándalus. Así la desaparecida Orden se transforma en la Orden Militar de Nuestro Señor Jesucristo por bula papal de Juan XXII en 1319, a la cual se le transfieren todas las gracias, privilegios y propiedades que habían pertenecido al Temple portugués, entre las que estaba la fortaleza de Tomar, que a partir de 1357 se convirtió en la sede de la Orden de Cristo. Adoptan un hábito blanco con una cruz patada griega de color rojo aunque con otra de plata inserta, lo único que los diferencias, pues sus reglas siguen siendo las mismas.


Bajo el infante Don Enrique el Navegante, maestre de la orden desde 1417, se inicia un periodo en el que dicho cargo es asumido por un miembro de la familia real, convirtiéndose la Orden en una aliada de la corona en la época de los Descubrimientos en los siglos XV y XVI. En 1421, se adoptó la regla de la Orden de Calatrava para lograr la independencia del Císter.


La arquitectura contiene elementos románicos, góticos, manuelinos, renacentistas, manieristas y barrocos.


El núcleo del monasterio es la charola (girola) del siglo XII y su decoración refleja la riqueza de la Orden. Las pinturas y los frescos son casi todas escenas bíblicas del siglo XVI, mientras que la estatuaria dorada esta sobre la cúpula bizantina. Cuando fue construida la iglesia manuelina, está permaneció unida a la girola por una arcada.



Referencias
Gadea, S. (octubre 20, 2014). El Convento de Cristo de Tomar (I). Su Historia, los Claustros Góticos y la Iglesia.
Vizela, J. (2014). Templarios en Tomar. Alviobeira: Heart Books

CONVENTO DE CRISTO DE TOMAR
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia Arguinzones
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

lunes, 11 de septiembre de 2017

Pueblos de México - Playa del Carmen

Está ubicada en el estado de Quintana Roo, México, dentro de la zona turística de la “Riviera Maya”, y al sur de Cancún.

En tiempos prehispánicos se llamaba Xaman Há (Agua del Norte) y era punto de partida de los maya en su peregrinación al santuario de Ixchel en Cozumel.

Francisco Montejo fue quien conquisto esta región en 1526, fundando la villa de Salamanca en donde actualmente se encuentra Xel Há. En 1527 Alonso Dávila, estableció su campamento en Xaman Há a la cual describiría como una villa de pescadores, aunque esta zona permaneció poco poblada durante el periodo colonial.


La fundación de Playa del Carmen se debió a una compañía chiclera de la costa oriental de Yucatán, que en 1908 logró del gobierno de Porfirio Díaz la concesión para explorar sus recursos forestales.


Hasta mediados de 1980, Playa del Carmen era un pequeño pueblo con menos de 1500 habitantes.


PLAYA DEL CARMEN
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTÓNICO: Trinemily Gavidia Arguinzones
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

domingo, 3 de septiembre de 2017

Dioses Griegos – Hermes

El dios griego Hermes (Mercurio entre los romanos) fue hijo de Zeus y Maya, una de las Pléyades, hija del Titán Atlas. Al respecto el Himno Homérico a Hermes reza así: Canta, oh musa, a Hermes, al hijo de Zeus y de Maya, que impera en el monte Cilene y en Arcadia, muy rica en ovejas, y es nuncio utilísimo de los inmortales. Dióle a luz la veneranda Maya, ninfa de hermosas trenzas, después de unirse amorosamente con Zeus. Huyendo del trato de los bienaventurados dioses, habitaba Maya una gruta sombría, y allí, en la oscuridad de la noche, tan pronto como el dulce sueño rendía a Hera, la de níveos brazos, juntábanse el cronión con la ninfa de hermosas trenzas a hurto de los inmortales dioses y de los mortales hombres. Mas, cuando el intento del gran Zeus se hubo cumplido y el décimo mes apareció en el cielo, la ninfa dio a luz y ocurrieron cosas notabilísimas: entonces, pues, parió un hijo de multiforme ingenio, de astutos pensamientos, ladrón, cuatrero de bueyes, jefe de los sueños, espía nocturno, guardián de las puertas, que muy pronto habría de hacer alarde de gloriosas hazañas ante los inmortales dioses.
Nacido al alba, al mediodía tocaba la lira y por la tarde robaba las vacas del flechador Apolo; y todo esto ocurría el día cuarto del mes, en el cual lo había dado a luz la veneranda Maya. Apenas salió de las entrañas inmortales de su madre, ya no se quedó largo tiempo tendido en la sagrada cuna, sino que se levantó prestamente y fue a buscar los bueyes de Apolo, transponiendo el umbral de la cueva de elevado techo. Allí encontró una tortuga y con ella adquirió un inmenso tesoro: Hermes, en efecto, fue el primero que hizo que cantara la tortuga, que le salió al encuentro en la puerta exterior, paciendo la verde hierba delante de la morada y andando lentamente con sus pies. Y el utilísimo hijo de Zeus, al verla, sonrió y en seguida dijo estas palabras: “Casual hallazgo que me serás muy provechoso: no te desprecio. Salve, criatura amable por naturaleza, reguladora de la danza, compañera del festín, que tan grata me has aparecido: ¿de dónde vienes, hermoso juguete, pintada concha, tortuga que vives en la montaña?. Pero te tomaré y llevaré a mi morada, y me serás útil y no te desdeñaré; y me servirás a mi antes que a nadie. Mejor es estar en casa, pues es peligroso quedarse en la puerta. Tú serás, mientras vivas, preservadora del sortilegio tan dañoso; y cuando hayas muerto, cantarás muy bellamente”. Así, pues, decía, y al mismo tiempo la levantaba con ambas manos y se encaminaba nuevamente adentro de la morada, llevándose el amable juguete. Allí, vaciándola con un buril de blancuzco hierro, arrancóle la vida a la montesina tortuga. Como un pensamiento cruza velos por la mente de un hombre agitado por frecuentes inquietudes, o como se mueven los rayos que lanzan los ojos, así cuidaba el glorioso Hermes que fuesen simultáneas la palabra y su ejecución. En seguida cortó cañas y, atravesando con ellas el dorso de la tortuga de lapídea piel, las fijó a distancias calculadas, puso con destreza a su alrededor una tira de piel de buey, colocó sobre ellas dos brazos que unió con un puente y extendió siete cuerdas de tripa de oveja que sonaban acordadamente. Mas cuando hubo construido el amable artefacto, llevósela y fue probándolo parte por parte; y la lira, tocada por su mano, resonó con gran fuerza.
El rasgo principal en las tradiciones sobre Hermes consiste en su papel de heraldo de los dioses, puesto éste en el que aparece incluso en los poemas homéricos, compartiendo esta función con Iris, hija del titán Taumante y de Electra, hija del titán Océano. Como mensajera del dios Zeus y de su consorte, Hera, Iris abandonaba el Olimpo sólo para transmitir los divinos mandatos a la humanidad, por lo que se la consideraba una consejera y una guía. Viajando a la velocidad del viento, podía ir de un extremo al otro de la tierra, como también al fondo del mar, así como a las profundidades del inframundo. Aunque era hermana de las harpías, Iris aparecía representada como una hermosa joven, con alas y con ropa de colores brillantes y un halo de luz sobre su cabeza, atravesando el cielo con un arco de donde proviene el término arco iris que formaba su estela. Hermes es un intérprete que cruza las fronteras con extraños, es un hermeneus (έρμενευς). De Hermes procede la palabra «hermenéutica» que define el arte de interpretar los significados ocultos. En griego un hallazgo afortunado era un hermaion (έρμαιον). Como heraldo de los dioses, sobresale en el uso de la palabra y la elocuencia en general, pues los heraldos son oradores públicos en las asambleas y otras ocasiones. Como diestro orador, era especialmente empleado como mensajero, cuando se requería elocuencia para lograr el objeto deseado. Como los heraldos y mensajeros solían ser hombres prudentes y circunspectos, Hermes era también el dios de la prudencia y la habilidad en todas las relaciones de intercambio social. Estas cualidades estaban combinadas con otras parecidas, tales como la astucia, tanto en las palabras como en las acciones, e incluso el fraude, el perjurio y la inclinación al robo. Los actos de este tipo eran cometidos por Hermes siempre con cierta habilidad, destreza e incluso elegancia. Concedía los poderes que él mismo poseía a los mortales y héroes que gozaban de su favor, así como a todos los que tenía bajo su especial protección o eran llamado hijos suyos.
Hermes también actuaba como un psicopompo o guía de los difuntos que les ayudaba a encontrar su camino hasta el Inframundo. En muchos mitos griegos, Hermes es representado como el único dios además de Hades, rector del Inframundo griego y de los muertos y Perséfone, su esposa, que podía entrar y salir del Inframundo sin problemas. Además de escoltar a los muertos, Hermes solía ayudar a los viajeros a tener un viaje seguro y sin contratiempos.
Hermes y Apolo formaron un par de hermanos íntimamente unidos y protegidos por Zeus. El pícaro e ingenioso de mentiras y astucias y el dios de la verdad.
Invento la balanza, instrumento que sirve de garantía a las dos partes implicadas en una transacción comercial.
Su comunicación, conexión y astucia lo llevó a tener actitudes conciliatorias, usando su sagacidad para arbitrar en los conflictos entre ciudades, sugiriendo soluciones diplomáticas.
Ayudo a las Parcas a componer el alfabeto, inventó la astronomía, la escala musical, las artes del pugilato y la gimnasia.
Se representaba a Hermes calzado con sandalias aladas, cubriéndose la cabeza con un sombrero de ancha ala, el pétaso, para que pudiera viajar rápido como el viento, donde quiera y, empuñando el caduceo, símbolo de sus funciones de heraldo de los dioses.

Referencias
Hesíodo (2000). Obras y Fragmentos. Madrid: Gredos.
Villalobos, M. (2004). A Puntadas… Caracas: Comala.com.

HERMES
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio