martes, 16 de enero de 2018

Pueblos de Portugal - Palacio de Mateus

Es un palacio situado en la parroquia de Mateus en el Municipio Vila Real, Portugal. Conocido por las botellas del vino Mateus Rosé, es una mansión barroca del siglo XVIII, es considerado una de las casas más elegantes de Europa, y se atribuye al arquitecto italiano Nicolau Nasoni.

Fue mandado a construir por el tercer Mayorazgo de Mateus, António José Botelho Mourao. La casa fue siempre administrada por la familia Sousa Botelho.


La fachada del palacio es un conjunto en el que destaca la doble escalinata con balaustrada que conducen a la puerta principal, sobre la cual aparece el escudo familiar flanqueado por dos estatuas alegóricas. Como contrapunto a esta elevación, todas las esquinas se encuentran adornadas por altos pináculos apoyados sobre las cornisas.

El palacio también es conocido por sus grandes jardines con diminutos setos de boj, estatuas y un pasillo de cipreses. Destaca el estanque con una escultura de una ninfa de mármol de José Citileiro.



Dentro del palacios hay una biblioteca que guarda libros editados en el siglo XVI; pinturas al óleo, muebles del siglo XVIII, porcelanas chinas; y un pequeño museo donde se encuentra una valiosa edición de Os Luísadas, obra cumbre de Camoes, de la que tan solo se realizaron 200 ejemplares.


En las inmediaciones del palacio se construyó una iglesia-capilla de estilo barroco.

PALACIO DE MATEUS
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONATAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

lunes, 1 de enero de 2018

Antropología Filosófica - Dante Alighieri

Nació en Florencia, Italia, en mayo de 1265, la fecha exacta se desconoce, y muere en Ravena el 14 de septiembre de 1321. Durante su vida participo en las luchas políticas de su tiempo, por lo que fue desterrado de Florencia, fue un activo defensor de la unidad italiana. Escribió sobre literatura, política y filosofía.
Se le considera el padre del idioma italiano, llamado volgare para aquella época. Al respecto escribió De vulgari eloquentia (acerca del habla popular), inicialmente en latín como se estilaba en la Edad Media, sin embargo, Dante realizo significativas innovaciones en su escrito, como fue escribirlo en lengua vernácula dándole la misma dignidad que se le otorgaba al latín. Escribió este ensayo para analizar el origen y la filosofía de la lengua vernácula, pues, en su opinión, la lengua no era algo estático, por lo que su gramática se transformaba y necesitaba una contextualización histórica.
Su obra más significativa y más conocida es la Divina Comedia que es fundamental en la transición del pensamiento medieval al renacentista y una de las obras cumbres de la literatura universal. Dante la escribió en el dialecto toscano, matriz del italiano actual, que se utilizó entre los siglos XI y XII un viaje entre el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso. En ella están se personificados el hombre, Beatriz, que personifica a la fe, y Virgilio, que personifica a la razón. Cada una de sus partes está dividida en treinta y tres cantos, a su vez compuestos de tercetos. La composición se ordena según el simbolismo del número tres (número que simboliza la trinidad sagrada, Padre, Hijo y Espíritu Santo, así como también, el número tres simboliza el equilibrio y la estabilidad en algunas culturas, y también tiene relación con el triángulo y la perfección). Para muchos Dante narró una historia en el mundo material de ultratumba tal como lo concebía en su tiempo. Sin embargo, para Miguel Asín Palacios en esta obra se destaca la importancia de la escatología musulmana en la estructura del Infierno dantesco, y en particular de la obra Escala de Mahoma, en la que Mahoma, guiado por el arcángel Gabriel, recorre el Cielo y el Infierno, dividido ente ultimo en siete estancias.

DANTE ALIGHIERI
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

lunes, 18 de diciembre de 2017

Cultura Romana - Anfiteatro de Mérida

Ubicado en Mérida, antigua Augusta Emerita, España, es un recinto construido el año 8 a.C., para espectáculos de luchas de gladiadores, entre fieras o entre hombres y fieras, las denominadas venatio, que junto a las carreras en el circo fueron las preferidas por el pueblo romano.


Su construcción se planificó junto a la del adyacente teatro romano y se levantó muy poco. Con esta obra se completaba el proyecto de dotar a la colonia Augusta Emerita, ya entonces capital de la provincia Lusitania, de una gran área pública para espectáculos, acorde con su categoría política y administrativa.


Tras su abandono, ligado a la oficialización del cristianismo en el siglo IV d.C., parte de su estructura se fue ocultando bajo tierra y la que quedó descubierta, sobre todo la summa cavea, sirvió como cantera de extracción de materiales para otras obras. Desde el siglo XVI algunos autores llamaron al edificio naumaquia bajo la creencia de que era un lugar de celebración de simulacros de batallas navales. Las excavaciones a partir de 1919 subsanaron el error y le devolvieron su verdadera identidad.

Desde 1993 es patrimonio de la Humanidad por la UNESCO como parte del Conjunto Arqueológico de Mérida.



Referencia
Barroso, Y. y Morgado, F. (1996). Mérida, Patrimonio de la Humanidad. Conjunto monumental. Mérida: Consorcio de la Ciudad Monumental Histórico-Artística y Arqueológica de Mérida.

ANFITEATRO DE MÉRIDA
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

viernes, 24 de noviembre de 2017

Pueblos de España - Alcalá de Henares

Su nombre proviene del árabe Al-Qalat-Nahar, que significa castillo sobre el río Henares, y pertenece a la Comunidad de Madrid, España.

En sus alrededores existen algunos yacimientos arqueológicos del periodo prehistórico calcolítico, como son Alvega y Esgaravita.
De la I Edad de Hierro es el castro celtibérico de Zulema donde se encontraron unas monedas donde se puede leer en una de ellas el nombre íbero de Alcalá: Ikesancom Kombouto. Tal vez de este nombre puede derivarse el romano Complutum, aunque también puede relacionar con el latino compluvium (lugar donde converge el agua) que describe el terreno en el que confluyen los ríos Henares, Camarmilla y Torote.

Los romanos habitaron la margen izquierda del río donde se encontraba el asentamiento celtibérico. En el siglo I la población se trasladó al otro lado del río, en su margen derecha. Allí se fue formando la ciudad romana de Complutum.

Cuando la zona fue invadida por los árabes, los obispos de Alcalá emigraron a Guadalajara, pero se permitió a la población civil seguir habitando el barrio de Santiuste. Los árabes no se interesaron por este lugar sino por el primitivo emplazamiento de la margen izquierda del río, que encontraron propicio para la defensa y donde edificaron un castillo que daría el topónimo que se empleó después: al-Qalát abd al-Salam.
El 3 de mayo de 1118, el arzobispo Bernardo de Sedirac conquistó la plaza de Alcalá la Vieja para Castilla; este reino cedió Alcalá al Arzobispado de Toledo.
La judería y la morería alcalaína fueron de las más notables de Castilla. Durante la Edad Media, en Alcalá convivieron pacíficamente judíos, cristianos y musulmanes.
El cardenal Cisneros en 1499 creo la Universidad de Alcalá sobre lo que fueron los Estudios Generales del siglo XIII que compartió con la Universidad de Salamanca.
En la Casa Consistorial de Alcalá reposa la partida de bautismo de Miguel de Cervantes, fechada el 9 de octubre de 1547.
El 19 de mayo de 1687 Carlos II concedió a la población el título de ciudad.
En 1785, María Isidra de Guzmán y de la Cerda, la primera mujer en la historia de España entró en la Universidad de Alcalá y alcanzó el grado de doctor en Artes y Letras. A comienzos del siglo XVIII, Alcalá fue ocupada por los portugueses durante la Guerra de Sucesión.
La Universidad que había permanecido en la ciudad de Alcalá por más de cuatro siglos, en 1836 fue trasladada a Madrid y rebautizada como Universidad de Madrid, luego como la Universidad Literaria de Madrid, en 1851 como Universidad Central de Madrid y en 1970 Universidad Complutense de Madrid. La ciudad se hundió en una depresión de la que no conseguiría salir hasta bien entrado el siglo XX.
La recuperación del prestigio de la ciudad fue gracias a la «Sociedad de Condueños de los Edificios que fueron Universidad», una sociedad privada que se creó para salvar y conservar filantrópicamente un Patrimonio artístico cuya única finalidad era comprar los edificios emblemáticos de la Universidad y conseguir la vuelta de la Universidad a la ciudad complutense. En la actualidad, los edificios de la Sociedad acogen el rectorado y varias facultades.
Tras la muerte de Franco, en 1977 se fundó una nueva Universidad con el nombre de Universidad de Alcalá, lo que ha supuesto un renacimiento cultural en la ciudad y una recuperación del patrimonio artístico. El casco histórico de Alcalá de Henares y su Universidad fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998.


ALCALÁ DE HENARES
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia Arguinzones
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

domingo, 8 de octubre de 2017

Dioses Griegos - Príapo

Príapo, el dios Falo, en la mitología griega es considerado hijo de Dionisos y Afrodita. Se dice que ésta había cedido a los abrazos de Dionisos, pero durante la expedición de éste a la India le fue infiel y vivió con Adonis. A la vuelta de Dionisos, Afrodita volvió a su lado, pero pronto le abandonó de nuevo y marchó a Lámpsaco para dar a luz al hijo del dios. Hera, decepcionada por la conducta de Afrodita, la tocó y su poder mágico hizo que alumbrase un hijo extremadamente feo y con unos genitales inusualmente grandes. Fue abandonado por Afrodita y recogido por unos pastores, que le criaron. Era adorado en Lampsaco, en fiestas que tenían el carácter de orgías. Es también el dios de la fertilidad de los campos, del cultivo de las viñas, de la fertilidad de los ganados, del trabajo de de las abejas, etc.
Arquetipalmente el espíritu fálico, como el pene, funciona de manera autónoma, independiente del control de la mente racional. Aunque aparentemente el pene puede ser manipulado para que actúe, sin duda tiene una voluntad propia capaz de resistir todas las argucias de la mente racional (el ego). Sin embargo, la actitud y la relación del ego respecto al pene puede causar cambios profundos en las relaciones de este órgano primario de la sexualidad masculina.
Si aceptamos la idea de que el pene es un órgano que se halla especialmente bajo la influencia del espíritu fálico, podemos deducir algo acerca de la naturaleza de este dios, Falo. Reconoceremos, sobre todo, su cualidad esencialmente impredecible. En la experiencia, parece manifestarse como una afluencia o empuje repentino y poderoso que viene del interior, fluyendo rápidamente con el deseo para contactar con otro objeto, ya sea una idea, una imagen, otra persona o un objeto inanimado. Mientras que el deseo del espíritu femenino Útero es ser penetrado, recibir y abrazar, el deseo de Falo es siempre ir hacia la penetración de un ámbito desconocido. Todo aquel que teme salir de estructuras viejas y estables hacia áreas que son nuevas, desconocidas y aún sin formar, temerá el influjo repentino e irracional de Falo. Por tanto, la relación adecuada con este espíritu es esencial para el cambio y el desarrollo psicológico. A la vez, es un espíritu que siempre se mueve: curioso, impulsivo, explosivo, atrevido pero incapaz de compromiso; rebosante de la alegría de su propio poder y listo para usarlo contra todo lo que se ponga en su camino, despreocupado de cuidar y nutrir las relaciones humanas a menos que el Eros lo atempere y lo contenga.
El Eros y el Falo a menudo son difíciles de distinguir porque ambos son fuerzas vitales fundamentalmente activas e iniciadoras. Ambos viven como una fuerza que nos lleva de donde estemos hacia otro objeto o persona. Sin duda, hay una estrecha relación entre Falo y Eros. Tal vez Falo es la fuente primaria de la energía que hay en cada emoción que motiva al hombre a moverse, actuar, iniciar. Quizá la principal diferencia es que Eros siempre es un deseo de fundirse, unir, mientras que Falo es primariamente un deseo de penetral y explorar. Además, Eros siempre despierta un gran interés por conservar la belleza e integridad del otro, mientras que Falo carece de tal interés; en su forma pura tiende a violar y en última instancia a destruir el objeto de su fascinación.

Referencias
Fontán, R. (1981). Diccionario de la Mitología Mundial. Madrid: Edaf.
Stein, R. (2007). El Falo y la Psicología Masculina en Espejos del Yo. Barcelona: Kairós.
Foto: Museo Arqueológico Nacional Madrid

PRÍAPO
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONATAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

jueves, 21 de septiembre de 2017

Pueblos de Portugal - Convento de Cristo de Tomar

Se trata de una construcción periurbana, implantada en lo alto de una elevación que domina la planicie donde se extiende la ciudad. Está circundado por las murallas del castillo de Tomar. Levantado sobre simientes de las épocas romana, visigoda y musulmana. Se inicio su construcción en 1160 por orden del Gran Maestre del Temple Gualdim Pais, tras una donación del rey Don Afonso Henriques a los templarios de la villa de Tomar. Buscando proteger el acceso desde el sur a Coímbra, la capital del recién creado Reino de Portugal.


Habiendo sido abolida la Orden del Temple por el Papa Clemente V en 1312, esta sobrevive en Portugal gracias a su labor esencial en la consolidación del reino y su ubicación en la Península Ibérica en relación con Al-Ándalus. Así la desaparecida Orden se transforma en la Orden Militar de Nuestro Señor Jesucristo por bula papal de Juan XXII en 1319, a la cual se le transfieren todas las gracias, privilegios y propiedades que habían pertenecido al Temple portugués, entre las que estaba la fortaleza de Tomar, que a partir de 1357 se convirtió en la sede de la Orden de Cristo. Adoptan un hábito blanco con una cruz patada griega de color rojo aunque con otra de plata inserta, lo único que los diferencias, pues sus reglas siguen siendo las mismas.


Bajo el infante Don Enrique el Navegante, maestre de la orden desde 1417, se inicia un periodo en el que dicho cargo es asumido por un miembro de la familia real, convirtiéndose la Orden en una aliada de la corona en la época de los Descubrimientos en los siglos XV y XVI. En 1421, se adoptó la regla de la Orden de Calatrava para lograr la independencia del Císter.


La arquitectura contiene elementos románicos, góticos, manuelinos, renacentistas, manieristas y barrocos.


El núcleo del monasterio es la charola (girola) del siglo XII y su decoración refleja la riqueza de la Orden. Las pinturas y los frescos son casi todas escenas bíblicas del siglo XVI, mientras que la estatuaria dorada esta sobre la cúpula bizantina. Cuando fue construida la iglesia manuelina, está permaneció unida a la girola por una arcada.



Referencias
Gadea, S. (octubre 20, 2014). El Convento de Cristo de Tomar (I). Su Historia, los Claustros Góticos y la Iglesia.
Vizela, J. (2014). Templarios en Tomar. Alviobeira: Heart Books

CONVENTO DE CRISTO DE TOMAR
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia Arguinzones
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio