sábado, 22 de abril de 2017

Pueblos de Portugal - Vila Vicosa

Se encuentra en un valle en las laderas orientales de la sierra de Borba, en el distrito de Évora, región del Alentejo.

Los primeros vestigios arqueológicos son del periodo romano. En el 715 llegaron los musulmanes que permanecen hasta el 1217 cuando es reconquistada por el rey Sancho II. Se entrego a la Orden de Avis, aun así continuó siendo un lugar habitado en gran medida por musulmanes (aldea de los bugíos). Cuando la línea de la reconquista se extiende hacia el Algarve se hace imprescindible la repoblación de las tierras prácticamente desiertas del Alentejo con el fin de reforzar las defensas, para ello se construyen fortificaciones. En 1270 se concede la carta foral a Vila Vicosa, pasa a ser un municipio y se funda el Monasterio dos Agostinhos.


En 1461 pasó a pertenecer a la Casa de Braganza. El ducado se había creado en 1442 para un hijo ilegitimo de Joao I. es el segundo duque Don Fernando quien mueve su corte para Vila Vicosa. Este hecho provocó un gran desarrollo. El impacto económico y cultural sobre la pequeña población fue espectacular.

En 1502 el cuarto duque, Don Jaime, inicia la construcción del Palacio Ducal. Se hace fuera de muros de ciudad medieval. Muchos nobles y ricos les imitan y fijan sus residencias cerca del Palacio. Por espacio de dos siglos Vila Vicosa siguió brillando. Era un gran centro cultural bajo el mecenazgo de los Duques de Braganza.


Al extinguirse la dinastía real de los Avis, Doña Carolina de Braganza pretendió al trono pero tuvo que desistir ante la invasión de Felipe II de España. Este hizo valer sus derechos por la fuerza y Portugal  quedo incorporado a la monarquía de los Austrias en 1580.

En 1637 el VIII duque de Braganza, encabezó una conspiración de la nobleza portuguesa, apoyada por Francia, que culminó en la insurrección contra Felipe IV de España en 1640. En 1641 se reunieron las cortes que proclamaron rey de Portugal con el nombre de Joao IV, así Vila Vicosa fue la patria de la Restauración de la Independencia portuguesa. A partir de ese momento la corte se traslada a Lisboa y Vila Vicosa deja de ser la residencia oficial de los duques. Muchas de las riquezas del Palacio Ducal se trasladan al Palacio de la Rivera de Lisboa, otras van para Mafra y Sintra. El palacio se remodeló a finales del siglo XIX convirtiéndose en uno de los preferidos por la familia real para su temporada fuera de Lisboa. Con altos y bajos, la Casa de Braganza se mantuvo en el trono hasta la caída de la Monarquía en 1910.


Referencia

VILA VICOSA
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio


miércoles, 5 de abril de 2017

Dioses Griegos - Pan

Son múltiples las narraciones sobre el origen de Pan, algunos dicen es hijo de Hermes con Dríope; o con la ninfa Énoe; o con Penélope, esposa de Odiseo, a la que visito en forma de carnero; o con la cabra Amaltea. Se dice que era tan feo al nacer, con cuernos, barba, cola y patas de cabra, que su madre huyó asustada y Hermes lo llevo al Olimpo para divertir a los dioses. Incluso hay relatos donde se le considera hijo de Crono y Rea; o de Zeus e Hibris. Esta genealogía diversa le hace partícipe de muchos movimientos arquetípicos.
Los dioses olímpicos utilizaban en provecho propio los poderes de Pan, a pesar de que le despreciaban por su simplicidad y su afición a los escándalos. Apolo le sonsacó el arte de la profecía, y Hermes copió una flauta que se le cayó a Pan y, afirmando que él mismo la había inventado, se la vendió a Apolo.
Pan sedujo a varias ninfas, entre ellas Eco, quien le dio a Linge y tuvo un final desgraciado por amar a Narciso; y a Eufema, nodriza de las Musas, quien le di a Croto, el Arquero del Zodiaco. También presumía de haber copulado con todas las Ménades. Intento violar a Pitis, que escapó de el metamorfoseándose en abeto, una rama del cual llevó desde entonces Pan como guirnalda. Persigió a la casta Siringe desde el monte Liceo hasta el río Landón, donde ella se transformó en una caña, y, como no pudo distinguirla del resto, cortó varias cañas al azar e hizo una siringa. Para seducir a Selene, cubrió su piel de cabra velluda y negra con vellones blancos. Sin darse cuenta de quien era en realidad, Selene consintió en montar a lomos suyos y le dejó hacerle el amor. 
Es el dios de la naturaleza salvaje, representante de lo instintivo, conecta la naturaleza interior con la exterior. Es lascivo y retozón, una deidad vigorosa y fecunda, a veces irascible. De naturaleza árida, solitaria y está marginado.
Pan aparece en situaciones extremas, fronterizas, de miedo, entre la vida y la muerte. Muestra su lado reflexivo, pues tiene los dos polos: destructor y protector.
Su comportamiento es oscuro, surge espontáneamente y como el instinto, obedece a un mecanismo interno de liberación; es una urgencia de la naturaleza. La experiencia de Pan está fuera del control de la voluntad.
Se expresa en las pesadillas donde lo real reacciona naturalmente, se hace Fisis, se llora, se grita, se suda y la reacción inmediata es una emoción demoníaca. Es el regreso a los instintos por los instintos.

Referencias
Graves, R. (2009). Los Mitos Griegos 1. Madrid: Alianza Editorial.
Villalobos, M. (2014). Hilaturas. Hebras Arquetipales 3. Caracas: Tique.

PAN
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio


miércoles, 29 de marzo de 2017

Pueblos de España - Mérida

Desde la prehistoria fue ocupada por grupos humanos que han dejado vestigios de industrias líticas en el área arqueológica de Morerías en la época del paleolítico.  Y hasta el final del Neolítico y Calcolítico se documenta el asentamiento de pobladores.


Actualmente es capital de la comunidad autónoma de Extremadura, España, fue fundada como colonia romana el año 25 a.C., por orden del emperador Octavio Augusto para servir de retiro a los soldados veteranos (eméritos) y fue una de las más importantes de toda Hispania. Fue una ciudad “sinoicísta”, es decir de población mixta romana e indígena. Sus ciudadanos fueron adscritos a la tribu Papiria. Fue capital de la provincia romana de Lusitania.


En el siglo III se convirtió en la capital de la Diocesis Hispaniarum. En 412, el rey Atax, perteneciente al pueblo de los alano, un grupo étnico de origen iranio relacionado con los sármatas, pastores nómadas muy belicosos, conquisto la ciudad y estableció en ella su corte durante seis años, hasta que en 418 murió en una batalla contra el rey visigodo Walia y esta rama de los alano, por consiguiente apeló al rey vándalo asdingo Gunderico para que aceptar la corona alana.


Mérida sufrió incursiones de los pueblos bárbaros hasta el asentamiento de los suevos, que la hicieron capital de su resino en el siglo V bajo el mandato de Requila. Posteriormente llego a ser la capital de todo el Reino Visigodo de Hispania en el siglo VI bajo el mandato de Agila I.


En el año 713 cayó en manos del caudillo árabe Musa ibn Nusair y se convirtió en capital de la Cora de Mérida una de las más extensas y poderosas de la península. A comienzos del siglo IX, los mozárabes de la ciudad se rebelan contra el poder central de Córdoba.  
A principios del siglo XIII, en 1230, las tropas cristianas del rey Alfonso IX de León, reconquistarán Mérida.

Su contribución a la conquista y colonización de América será significativa. Destacan dos capitanes en la conquista de Venezuela: Juan Rodríguez Suárez y Garci González de Silva, además se fundan las ciudades de Mérida (Venezuela) y Mérida (México).

MÉRIDA ESPAÑA
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

jueves, 16 de marzo de 2017

Cultura Romana - Vía Sepulcral Romana

Es una necrópolis romana de los siglos I al III. Se encuentra en la actual plaza Vila de Madrid, en Barcelona, España, corresponde a un vial secundario que comunicaba la colonia de Barcino con la actual zona de Sarriá y que tenía, a ambos lados, tumbas de personas de las clases populares.


Entre los siglos I y III, la ley romana prohibía los enterramientos dentro de la ciudad y por ello las áreas funerarias de Barcino se situaban fuera, a lo largo de los caminos que salían, empezando a tocar las murallas. A ambos lados del camino había monumentos funerarios: aras, estelas y especialmente cupas, unos monumentos semicirculares que recuerdan un tonel de madera.




VÍA SEPULCRAL ROMANA
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio


sábado, 4 de marzo de 2017

Pueblos de España - San Mateo

San Mateo o más bien La Vega de San Mateo, es un municipio perteneciente a la isla de Gran Canaria, España. Esta situado en el tramo medio-alto del barranco Guiniguada, en las medianías del centro-norte, en un valle fértil de abundantes lluvias donde contaba con corrientes de aguas casi permanentes en cada uno de sus barrancos llamados ríos tras la conquista. Esto a 22 Km al suroeste de Las Palmas de Gran Canaria.

Oficialmente se crearía en torno a 1824 en tiempos del Rey Fernando VII. Sin embargo, desde 1703 ya contaba La Vega de San Mateo con Alcalde Pedáneo dependiente del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, siendo Blas Quintana el primero en desempeñar el cargo.

El Notario Público Don Juan Manuel Navarro en 1736 dice que la ermita de San Mateo Apóstol, está en la Vega Arriba, ya que por aquel entonces todo el conjunto de lo que hoy conocemos por la Medianas era denominado La Vega, siendo Santa Brígida La Vega de Abajo; El Madroñal La Vega de En Medio y Vega de San Mateo La Vega de Arriba.


Pascual Madoz en 1845 dice que San Mateo está situado casi en el centro del partido de una pequeña llanura que dejan entre si la cordillera de dos montañas a la izquierda de un riachuelo llamado “Barranco de Tinamar”. Bien entrado el siglo XVIII, los canarios llamaban Tinamar a la comarca que más tarde recibiría el nombre de Vega de Matos por su propietario, Juan Matos, quien fundaría el mayorazgo, dando su apellido a la zona.


La primera ermita levantada a San Mateo fue construida en 1652 por D. Luís Martel, D. Salvador Báez y otros vecinos de La Vega. Se creó posteriormente un patronato en la Guaira (Venezuela) en 1769  por D. Juan Martel Magas, nieto de los anteriormente citados.
Con la independencia administrativa se separa de Santa Brígida el 16 de diciembre de 1801 y el nuevo municipio pasaría a denominarse San Mateo debido a que la parroquia local estaba bajo advocación de Mateo Apóstol.



SAN MATEO
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio