jueves, 1 de diciembre de 2016

Cultura Romana - Teatro Marcelo

Semejante al Coliseo, el Teatro Marcelo fue construido 83 años antes y tiene una estructura semicircular (hemiciclo) a diferencia del Coliseo que es redondo (anfiteatro). Fue el primer teatro de la capital permanente y de piedra, pues hasta entonces habían sido provisionales y de madera.
Proyectado por Julio César, quien empezó a construirlo, fue terminado por Augusto entre los años 13 y 11 a.C., mismo que lo dedico a su sobrino Marco Claudio Marcelo, quien de no haber muerto habría sido su sucesor.
Aún no finalizado, en el 17 a.C., se inauguró con los Juegos Seculares (que se celebraban cada 100 años para marcar el comienzo de una nueva era) en los que Horacio escenificó su Carmen Saeculare.
Aunque en determinadas ocasiones, Augusto ofrecía al público espectáculos más acorde con la mentalidad romana (como las luchas de fieras y gladiadores), su principal objetivo era fomentar por encima de todos ellos el teatro, en un afán de intentar superar a los griegos y convertir a Roma en la capital cultural del imperio. Asimismo, lo concibió como el lugar idóneo de encuentro con el pueblo donde los poetas cantaban las gestas de Augusto, el elegido de los dioses para ignaurar una nueva era.

Su fachada reproduce por primera vez la superposición de órdenes (toscano en el primer piso, jónico en el segundo y pilares del orden corintio en el tercero en forma de ático) que inspiraría al constructor del Coliseo, en un modelo que ejercería una poderosa influencia en la historia de la arquitectura.

En la Edad Media se usó como fortaleza convirtiéndose en el palacio de los Savelli durante el siglo XII. Más tarde, su interior fue demolido para la construcción de casas. A principio del siglo XX el teatro fue sacado a la luz liberándolo de todos los edificios que lo ocultaban.
Actualmente durante el verano, en su interior se celebran conciertos.

TEATRO MARCELO
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

domingo, 13 de noviembre de 2016

Pueblos de Portugal - Santuario de Fátima

Esta localizado en la Cueva de Iria, Fátima, Portugal, siendo uno de los santuarios marianos más importante del mundo.


Tiene su origen en 1917 cuando los tres pastorcitos (Lucía de Jesús dos Santos, Francisco Marto y Jacinta Marto), manifestaron ver a la Virgen María y esta les había dicho que construyeran una capilla en aquel lugar, que actualmente es la parte central del Santuario.



El Santuario de Fátima está compuesto por la Capilla de las Apariciones, el Recinto de la Oración, la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, la Casa de Retiro de Nuestra Señora del Carmen y la Rectoría, la Casa de Retiro de Nuestra Señora de los Dolores y el Alberge del Peregrino, La plaza Pío XII, el centro Pastoral Pablo VI y la nueva iglesia de la Santísima Trinidad. Un módulo de hormigón del muro de Berlín en honor a la caída del comunismo, prometida en Fátima.




SANTUARIO DE FÁTIMA
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

lunes, 31 de octubre de 2016

Pueblos de Italia - Venecia

Ubicada al noreste de Italia, es la capital de la región véneta y de la provincia de Venecia. La ciudad está construida sobre un archipiélago de 119 pequeñas islas que emergen de una amplia laguna situada entre la tierra firme y el mar abierto unidas entre sí por 455 puentes, si incluimos las islas de Murano y Burano. Se llega a Venecia desde tierra firme por el Puente de la Libertad, que desde la vecina ciudad de Mestre accede al Piazzale Roma.

Hasta su fundación se encontraba habitada por ilirios y vénetos que vivían en palafitos subsistiendo de la pesca y la extracción de sal.

Su fundación data del 421 cuando los habitantes del Véneto, expulsados por los ostrogodos y los lombardos, se refugiaron en estas islas de la desembocadura del río Po. Su situación entre marismas y aguas pantanosas otorgo gran independencia a Venecia protegiéndola de los ataques de los pueblos germanos. En el siglo VI, un general de Justiniano, Belisario, conquisto Venecia. Bajo la protección del Imperio Bizantino pasó a depender administrativamente del Exarca de Rávena hasta que en el 697, las familias ricas eligieron al primer Dux, Paololucio Anafesto, con carácter hereditario y vitalicio en un principio y, más tarde electivo y vitalicio.

En el 829 fue trasportado a Venecia, desde Alejandría, el cuerpo del apóstol San Marcos que pasaría a ser el patrono de la ciudad, mas en el 976 un incendio destruyó el palacio del Dux, con los archivos de la ciudad y la primera iglesia de San Marcos.
El emperador de Bizancio, por el apoyo que los venecianos le prestaron en su lucha contra los normandos, les concedió considerables privilegios en el comercio con Bizancio, así el embajador veneciano gozaba de privilegios exclusivos ante Bizancio, tanto que siguieron comerciando con los musulmanes, incluso tras la prohibición decretada en el Concilio de Letrán (1261).
Venecia expandió su poder con el comercio de las sedas y especias de Constantinopla, antigua Bizancio, y de Alejandría, transportando esclavos, madera, pez de Dalmacia, hierro de los Alpes y paños. Uno de los negocios más productivos era la compra de esclavos del sur de Rusia para venderlos en el norte de África. También vendían en Europa los que compraban en Alejandría y en Turquía.


La organización de la República de Venecia (conocida como La Serenissima) se esforzó por evitar que un solo hombre, el Dux, detentara todo el poder. Se estableció una forma republicana de gobierno que no existía en ninguna otra ciudad-estado de Italia. La primera imposición se dio en 1148 en la que se obligó al Dux a la “Promesa Ducal”, un compromiso que el Dux asume en el momento de su nombramiento. En 1177 le fue impuesto el “Gran Consejo”, compuesto por miembros elegidos de las familias nobles, el “Consejo Menor”, asesores del Dux y la “Quarantia” como Tribunal Supremo.
En el 1204 comienza el gran apogeo de Venecia al iniciarse la Cuarta Cruzada. Las galeras venecianas al frente del Dux Enrico Dandolo tomaron Constantinopla y el Imperio Griego fue repartido entre los cruzados y los venecianos. Éstos se quedaron con numerosos barrios comerciales de ciudades de Siria, palestina, Creta y Chipre. Una vez controlado el Mediterráneo, las galeras venecianas miraron al Atlántico. Amenazando Europa llegaron a Southampton, Brujas y Londres, donde establecieron colonias. En 1229 se constituyó el Senado (Cosiglio dei Pregadi) desde él se dirigía la política exterior y la elección de embajadores. Signo del poder de Venecia fue la acuñación del Ducado en el 1284, una moneda de oro que permanecería tres siglo como uno de los patrones monetarios del mundo junto con el florín florentino.

En 1410, Venecia controlaba la mayor parte de la región, incluyendo ciudades como Verona y Padua, alcanzando más tarde Brescia y Bérgamo. El mar Adriático se convirtió en el “mar veneciano”.
La debilidad del Imperio Bizantino le había permitido anexionarse a creta, Eubea y, en 1489, Chipre.
La caída de Constantinopla en 1453 a manos de los turcos, inicio la decadencia de Venecia a ello se unió el descubrimiento de América que desplazo las rutas comerciales.
El Imperio Otomano se expandió por los Balcanes y Venecia comenzó a verse amenazada y así en 1570 abandona Chipre en manos de los turcos. Poco después cayeron Creta y sus últimas posesiones en el Egeo.
En el siglo XVIII Venecia intentó recuperar su antigua prestigio iniciando una guerra contra Túnez.
En 1797 Napoleón pone fin a trece siglos de independencia y el 18 de octubre de ese mismo año cedió Venecia a los austricos. El Dux, Ludovico Manin, y el Gran Consejo abdicaron y se formó un gobierno municipal pro francés. El Congreso de Lyon de 1801, convocado por Napoleón, creó en Italia la República Cisalpina, siendo su primer presidente Napoleón, aunque poco después, en 1804, al proclamarse Emperador de los Franceses, asumió el título de Rey de Italia.
Enfrentamientos con los austriacos obligaron a Napoleón a desalojarlos de Venecia en 1805 y, tras el Tratado de Presburgo, paso a formar parte del Reino de Italia.
Derrotado Napoleón, Venecia quedó de nuevo en manos de Austria formando parte del Reino Lombardovéneto. Poco después Venecia se separo de Lombardía que había optado por la unión de Italia.
Por el tratado de Viene de 1866 se restableció la paz entre Italia y Austria, así como el tratado de Venecia el 19 de octubre del mismo año donde Austria cedía Venecia a Francia y ésta a su vez a Italia.

Referencia

VENECIA
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

miércoles, 19 de octubre de 2016

Pueblos de Marruecos - Muralla de los Andaluces

La ciudad de Rabat, capital de Marruecos, está rodeada por res grandes murallas que corresponden a tres fases importantes de su historia: la muralla almohade, la muralla andaluza y la muralla alauita.

La Muralla de los Andaluces fue construida por las familias moriscas que huían de la Inquisición española a principios del siglo XVII y permitía seguir los movimientos de las embarcaciones en el estuario, pudiéndose vigilar el puerto desde su plataforma circular.


A finales del siglo XVIII, se añade una muralla continua que empieza a nivel del océano que rodea una parte del Agdal y que llega a la extremidad sureste de la muralla almohade. La Muralla de los Andaluces protegía el palacio de Mawlay Sulayman.


La muralla ciñe varios edificios del siglo XVIII. Ésta obra defensiva de influencia europea era destinada a las piezas de artillería. Está compuesta de una plataforma elevada, a menudo flanqueada por garitas y dotada de vanos para los cañones. En el sur, una puerta principal y tres puertas laterales dan paso a un patio. Tres garitas ocupan los ángulos  sureste, noreste y noroeste, mientras que el ángulo suroeste está ocupado por células y una habitación trapezoidal cubierta por una bóveda de arista llega a un pasaje subterráneo mediante una escalera. La obra está completamente construida con piedra de sillería y mampuesto.




MURALLA DE LOS ANDALUCES
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio