domingo, 16 de junio de 2013

Pueblos de Venezuela – Birongo

El pueblo de Birongo está ubicado en el municipio Brión del Estado Miranda, Venezuela. Este pueblo es conocido por ser residencia de prestigiosos brujos, descendientes directos de los africanos subsaharianos traídos a Venezuela en condición de mano de obra esclavizada, o como también se dice es el pueblo de los brujos, al respecto queremos hacer algunas precisiones en cuanto al origen de su nombre.
Birongo, según Fernando Ortiz, es palabra de origen yoruba, “compuesta de las voces bi, iron, go esto es: bi, causa de sufrimiento, irón: persona enferma, disgustada, abatida, y go, esconder, ocultar; de modo que birongo quiere decir: Causa oculta del sufrimiento de una persona enferma o abatida”. Al respecto debemos comentar que los habitantes de la zona son de origen bantú, por lo que son herederos de otra tradición lingüística y cultural.
Ahora bien, en lengua Caribe la voz waronga-ye, significa bambú, árbol del bambú, y, efectivamente, aquel lugar aludido se caracteriza por sus frescos y tupidos bambuales (Sojo, 2008).
En conversación con Manuel Salcedo, investigador y habitante de la zona barloventeña pude enterarme que actualmente cuando se habla de un bilongo, se habla de una celebración de carácter religioso donde se baila y canta por el bien individual o colectivo. Mientras que un bantú es cuando se hacen práctica espiritual por el bien de alguien o de la comunidad. Esto evidentemente se relaciona directamente con el animismo bantú donde bilongo es una fuerza vital que puede entrar en un objeto, creencia muy relacionada con el fetichismo sudanés. Estos actos se realizan en la cumbe, un espacio libre donde se ora e implora por el bien de la comunidad.
En Venezuela el embós africano que denominan bilongo en Cuba, Ouanga en Haití y Jamaica, y Feiticao en Brasil, se conoce con el nombre de daño. Se dice: “tal persona sufre de un daño”. El daño, como dice nuestro pueblo, tiene intimas conexiones con el tenebroso ouanga haitiano. Es el consabido bojote dejado con malévola intención tras la puerta de la “victima”. El bojote es frecuentemente un paquete de hojas e inmundicias que de acuerdo a las creencias sólo surte efecto en la persona a quien va destinado (Sojo, 2008).
En nuestro medio se desconocen las abigarradas figuras de los fetiches africanos tan comunes entre los negros del Brasil y de las Antillas. Puede decirse que tales cultos de origen africano se manifiestan tan solo en el fanatismo religioso que relaciona la eficacia de las imágenes con la infalibilidad de fórmulas y oraciones exorcista. El criterio primitivo religioso linda con el trance místico que confunde la fe religiosa con el ícono determinado (Ob. cit).
Este bilongo de que habla Sojo está relacionado con la santería cubana de origen yoruba y muy cercano conceptualmente al vodú haitiano de origen ewe-fon y si bien el término fonéticamente es igual dista significativamente de la concepción bantú de bilongo, pues son diametralmente opuestas, como podemos constatar en la definición de uso dada por Manuel Salcedo y la correspondiente al animismo bantú.



Referencia
Piñerúa, F. (s/f). En Torno a San Juan Congo. Caracas: Investigación en curso.
Sojo, J. (2008). Temas y Apuntes Afrovenezolanos. Caracas: Fundación Fondo Editorial Simón Rodríguez.

BIRONGO
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia Arguinzones
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

No hay comentarios:

Publicar un comentario