jueves, 1 de diciembre de 2011

Cultura Inca – Tejidos Incas

        En los tiempos del imperio Inca los artículos de lana eran reunidos por su ayllu y se repartían entre todos de acuerdo a sus necesidades, dependiendo del número de miembros de la comunidad y de las necesidades de cada uno de ellos. Lo que quedaba se almacenaba en los depósitos oficiales, contándose las cantidades precisas por los respectivos funcionarios en sus listas de cuerdas con nudos o quipu, a fin de que el gobernador de la provincia pudiera saber con exactitud con cuanta lana se podía contar.
            La lana de la alpaca, casi siempre blanca; pero a veces mezclada con gris y café, se usaba para los vestidos debido a su calidad y longitud; la lana de llama, áspera y grasosa, era hilada en un color blanco-café característico y se empleaba para tejer gruesas mantas de abrigo, sacos para contener carga, cuerdas y cabestro de llama. La vicuña, suave, sedosa, se reservaba para los tejidos más finos y de lujo. Se teñía la lana antes de cardarse e hilar, aunque cuando el tejido que se pretendía hacer necesitara colores naturales de lana, se utilizaba directamente.
Para el teñido tenían un repertorio de cerca de doscientos cincuenta plantas tintóreas nativas del Perú. Después de teñirse, la lana se amarraba a una rueca y se procedía a hilarla.

El algodón se hilaba del mismo modo y aunque este no crece en la zona andina se obtenía por intercambio comercial con el alto Amazonas y con la costa en donde se cultivaba ampliamente.

Referencia
Von Hagen, V. (1975). El Imperio de los Incas. México: Diana.

TEJIDOS INCAS
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio 
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia
FOTOGRAFÍA: Félix Piñerúa Monasterio

No hay comentarios:

Publicar un comentario