jueves, 14 de julio de 2011

Cultura y Feminidad - Lilith

La primera mujer en la tradición rabínica fue Lilith, una figura legendaria del folclore judío, de origen mesopotámico que es mencionada por primera vez en los anales del rey de Sumeria, aproximadamente en el 2.400 a.C. Estos anales afirman que el padre del héroe Gilgamesh era el demonio Lillu «Lillu que era uno de los cuatro demonios. Los otros tres eran Lilitu (Lilith), una mujer- demonio; Ardat Lilith, la criada de Lilith, que visitaba a los hombres por la noche y le daba hijos fantasmas; e Irdu Lili, su réplica masculina, que visitaba a las mujeres y les hacia concebir hijos». En los nombres de esta familia de demonios aparece la palabra lil, que significa ‘viento’, ‘aire’ o ‘espíritu’. Los judíos exiliados en Babilonia posiblemente llevaron a su tierra de origen la creencia en esta criatura, cuyo nombre, adaptado a la fonética del hebreo como Lilith, se puso en relación con la palabra parónima hebrea, lil, ‘noche’ y acabando por ser asimilada ella misma, en la tradición judía ulterior, a un demonio maléfico, enemigo del parto y causante de terribles pesadillas de allí la costumbre de poner un amuleto alrededor del cuello de los niños recién nacidos, con el nombre de tres ángeles (Senoy, Sansenoy, Semangelof). Pues bien esta mujer no fue hecha de ninguna costilla de Adán sino de arcilla como él, aunque impura, y que como igual a su marido se negó desde un principio a aceptar cualquier imposición de su parte, reivindicando incluso el derecho acostarse sobre Adán en el momento del acto sexual, en lugar de admitir que fuese siempre éste quien se le montase a ella encima (Lo femenino estaba originalmente relacionado con la sexualidad, el nacimiento y la muerte. Con la llegada de las religiones patriarcales estas fueron asumidas por un dios varón, y la sexualidad y la magia se desconectaron de la procreación y la maternidad). Adán terminó rechazándola, y Lilith lo abandonó, yéndose a las cercanías del Mar Rojo, a una zona infestada de espíritus malignos con los que se entrego a orgías sexuales y uniéndose especialmente con Asmodeo, un demonio cuyo origen se halla en el mazdeísmo (zoroastrismo) de los persas que probablemente, llega al judaísmo durante el tiempo en el que este pueblo se halló bajo la dominación persa (s. VI a.C). En el Libro de Tobit, Asmodeo se enamora de Sara, hija de Raquel, y cada vez que aquélla contrae matrimonio, mata al marido durante la noche de bodas. Así llega a matar a siete hombres, impidiendo que consumen el matrimonio. Más tarde, Sara se promete a un joven llamado Tobías, hijo de Tobit. Éste recibe la ayuda del arcángel Rafael, el cual le enseña cómo librarse del demonio. De este modo, Tobías coge un pez y le arranca el corazón, los riñones y el hígado, colocándolos sobre brasas. Asmodeo no puede soportar los vapores así desprendidos, y huye a Egipto, en donde Rafael le encadena. A este demonio se le presenta como símbolo del deseo carnal (Starck y Stern, 1996).
Se cree que Lilith se une a los hombres como un súcubo, engendrando hijos (los lilim) con el semen que los varones derraman involuntariamente cuando están durmiendo. Se la representa con el aspecto de una mujer muy hermosa, con el pelo largo y rizado, generalmente pelirroja, y a veces alada. En la Vulgata, una traducción de la Biblia al latín realizada a finales del siglo IV (382 d.C.), Lilith se tradujo por Lamia, un personaje femenino de la mitología grecolatina, caracterizado por asustar niños y ser una seductora.

LILITH
AUTOR: Félix Piñerúa Monasterio
DISEÑO Y MONTAJE ELECTRÓNICO: Trinemily Gavidia

4 comentarios:

  1. No sabía que el personaje de Lamia venía de Lilith. En mi cultura, la del País Vasco, es uno de los personajes más importantes de nuestra mitología.
    Muy interesante tu blog! Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Hola Noemi, como bien sabes en el momento de traducir buscamos los equivalente más cercanos así Lilith y la Lamia en la traducción se hacen equivalentes mas son personajes de diferentes orígenes.Gracias por tu interés y saludos desde Venezuela.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti, por cierto me gustaría saber más de la mitología y costumbres del País Vasco, si me puedes orientar en ello te lo agradecería. Saludos

    ResponderEliminar